Donde no quedaba nadie.

Quizá te busqué donde no quedaba nadie.

Quizá me empeñé en crear una ilusión que bailaba sobre zapatos de inocencia en lugar de cuidarme de llevar los míos, pero ya es demasiado tarde para evitar que los cristales se claven en mi piel.

Quizá lo que prometía tu mirada se perdió en esta habitación vacía, y que ahora el eco de tu silencio me reviente los tímpanos hasta sangrar ilusiones perdidas.

Pero no me pienso mover de aquí. Seguiré esperando.

Porque me niego a pensar que en esta habitación no me quede nadie.

Anuncios

2 comentarios en “Donde no quedaba nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s